jueves, 11 de noviembre de 2010

Subir a la cordillera en Yerba Loca


Un soleado día de primavera con la nieve hasta los tobillos. Así fue ayer.

Fue haciendo una caminata en el Parque Yerba Loca, que está en la curva 15 del Camino a Farellones. Había nevado un par de días antes, pero estaba totalmente despejado. La cordillera atontaba con la pureza del aire y con la majestuosidad del paisaje, pintado de intensos verde, azul y blanco.

El paseo más tradicional que se puede hacer en Yerba Loca es siguiendo el río, caminando unas 7 horas para llegar a los glaciares. El sendero que seguimos ayer está más hacia el lado de Farellones y toma unas 2,5 horas para llegar al refugio.

Mi amigo Steve hacía de guía, ya que él había hecho la caminata varias veces antes. Partimos desde la zona de picnic y este sendero, al principio, es muy agradable de caminar, ni tan sinuoso ni tan empinado, pero después de una hora el panorama cambia. Hasta ahí se puede llegar tranquilamente con niños para hacer un picnic y disfrutar del paisaje. Un poco más allá comienza la pendiente más fuerte y -ayer- la nieve. Lamentablemente no pudimos llegar al refugio porque no andaba con los zapatos adecuados y realmente había bastante nieve.


Pero eso no fue impedimento para buscar una buena roca que sobresaliera de la nieve para sentarnos a descansar, comer nuestro picnic y contemplar el paisaje. De a poco comenzaron a entrar nubes y comenzamos a bajar.

Increíble fue también el hecho de que no nos encontramos con nadie. Después del guardaparques que saludamos en la entrada no vimos ni un alma hasta que salimos. Tal vez porque era un día miércoles, pero... ¿nadie? Es un parque maravilloso que está apenas a una hora de Santiago, donde todos en la familia pueden tener su panorama
(pagando $2.000 de entrada los adultos y $1.500 los niños), donde se puede pasear respirando aire puro y donde se puede disfrutar de cerca paisajes diáfanos que desde Santiago solamente podemos contemplar cuando amanece despejado después de un día de lluvia.

Sobre todo en esta época en que todavía podemos encontrar nieve y los días no son tan calurosos, nos lo estamos perdiendo. Se lo recomiendo. Vayan de paseo a Yerba Loca y caminen, jueguen con sus niños, anden a caballo o simplemente tomen fotos. Disfruten la naturaleza que tenemos cerquita nuestro. Yo lo voy a hacer más seguido.







2 comentarios:

Mónica Alvarez Lama dijo...

Rodrigo:
Yerba Loca,sin duda un lugar paradisíaco,hermosas fotografías y todo lo necesario para una vida saludable en familia y junto a nuestro paisaje.

Saludos desde Ñuñoa

Aprendeinglesconestilo dijo...

y ahora a cuanto esta la entrada? me dijieron que subio, quiero la misma travesia con unos amigos