lunes, 29 de noviembre de 2010

Escapada a Annecy


Annecy fue la elección perfecta para esta escapada. Unas vacaciones dentro de las vacaciones.

Estábamos en el Jura, en Saint-Lothain (ver http://boncho.blogspot.com/2010/10/una-semana-en-el-jura.html) en la primera estación de nuestras vacaciones familiares, pero decidimos dejar a los niños con la abuela un par de días y partimos con Claudia al sur, los dos solos.

Annecy está en el sud-este de Francia, en el departamento de la Haute-Savoie, en una zona cercana a las fronteras con Suiza e Italia. Está en la ribera norte del lago del mismo nombre. También se le llama la "Venecia de Los Alpes" por los cursos de agua que atraviesan el centro de la ciudad: la vieille ville. Su historia es larga y compleja, desde los primeros habitantes del lago que datan del neolítico (unos 3000 años a.C) hasta el año 1860, cuando la ciudad es anexada definitivamente a Francia, junto con toda la Saboya.

En el año 50 a.C. los romanos fundan la villa de Boutae, ocupando una posición estratégica en el cruce de tres vías romanas y de la vía imperial que unía la Galia con Italia. Con la debilitación del imperio romano, la villa es invadida varias veces y destruida definitivamente en el siglo V. Su nombre proviene de un romano llamado Annecius, quien reconstruyó la ciudad con el nombre de Villa Anniciaca. Recién en el siglo XI la ciudad renace de verdad, sobre las orillas del río Thiou. En el siglo XV Annecy pasa a formar parte de la Casa de Saboya y un siglo más tarde, liderada por San Francisco de Sales, se transforma en la capital de la contrarreforma.

Hoy, Annecy y su área metropolitana suman unos 200 mil habitantes, constituyendo un importante centro turístico, cultural y deportivo, ya que la ciudad es candidata a organizar los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2018.

Claudia y yo estuvimos apenas un par de días en Annecy. Además, perdimos un par de horas en el viaje porque decidimos tomar un camino montañoso y pasar por Ginebra. Fue más largo, pero valió la pena por los paisajes que vimos en el camino. Tras un recorrido de unos 200 kilómetros, llegamos a media tarde y no tener reserva de hotel no fue problema (al menos en esa fecha, septiembre). Fuimos a la oficina de turismo y nos ayudaron a encontrar un buen hotel, céntrico y a buen precio, sencillo, pero totalmente recomendable (http://www.annecybonlieuhotel.fr).

Después de instalarnos fuimos a recorrer el centro de la ciudad, el casco histórico, eminentemente turístico y muy pintoresco gracias a los canales de agua que lo atraviesan. Al caer la noche, probamos uno de los tantos restaurantes instalados al borde del canal, frente al Palais de l'Ile. La gastronomía del lugar está muy marcada por la tradición montañesa, con sabores fuertes, pero manteniendo la tradición francesa de deleitar el paladar de los comensales.


A pesar de llover durante la noche, el día siguiente amaneció espléndido y lo aprovechamos para arrendar bicicletas (en el mismo hotel) y tomar la ciclovía que, con sus más de 30 kilómetros, incluso deja atrás el lago. El paisaje es espectacular con el lago de aguas turquesas, cuya temperatura está a unos increíbles 24°, flanqueado por escarpadas montañas cubiertas de un color verde que, en invierno, seguramente cambia por blanco. En el recorrido que hicimos, de unas 5 horas ida y vuelta, pudimos ver muchas de las posibilidades deportivas que el entorno ofrece: parapente, deportes náuticos, bicicleta -obviamente-, excursiones, escaladas, playas, esquí y tantas otras. Como para no aburrirse nunca.


Ya por la tarde y con poco tiempo antes de irnos, fuimos a conocer el castillo, le Château d'annecy, que fuera la residencia de los Condes de Ginebra y que fuera construido entre los siglos XII y XVI. Ahora, en el edificio principal alberga el Museo de Arte Contemporáneo y de Arte Regional de Annecy, mientras que en la torre se ubica el Observatorio Regional de los Lagos Alpinos, donde se pueden ver exposiciones arqueológicas y naturales.

Y así se nos acabó el tiempo faltando aún muchas cosas por ver en Annecy, ciudad que guarda una historia compleja y sufrida, pero que hoy ofrece al visitante una combinación de cultura y patrimonio, una naturaleza deslumbrante, deportes y gastronomía que, simplemente, hace que te quieras quedar por mucho tiempo.

Sin duda, un destino que nos repetiremos en el próximo viaje a Francia.


La ampliación del mapa del centro de Annecy está en http://bit.ly/hhFdm5

jueves, 11 de noviembre de 2010

Subir a la cordillera en Yerba Loca


Un soleado día de primavera con la nieve hasta los tobillos. Así fue ayer.

Fue haciendo una caminata en el Parque Yerba Loca, que está en la curva 15 del Camino a Farellones. Había nevado un par de días antes, pero estaba totalmente despejado. La cordillera atontaba con la pureza del aire y con la majestuosidad del paisaje, pintado de intensos verde, azul y blanco.

El paseo más tradicional que se puede hacer en Yerba Loca es siguiendo el río, caminando unas 7 horas para llegar a los glaciares. El sendero que seguimos ayer está más hacia el lado de Farellones y toma unas 2,5 horas para llegar al refugio.

Mi amigo Steve hacía de guía, ya que él había hecho la caminata varias veces antes. Partimos desde la zona de picnic y este sendero, al principio, es muy agradable de caminar, ni tan sinuoso ni tan empinado, pero después de una hora el panorama cambia. Hasta ahí se puede llegar tranquilamente con niños para hacer un picnic y disfrutar del paisaje. Un poco más allá comienza la pendiente más fuerte y -ayer- la nieve. Lamentablemente no pudimos llegar al refugio porque no andaba con los zapatos adecuados y realmente había bastante nieve.


Pero eso no fue impedimento para buscar una buena roca que sobresaliera de la nieve para sentarnos a descansar, comer nuestro picnic y contemplar el paisaje. De a poco comenzaron a entrar nubes y comenzamos a bajar.

Increíble fue también el hecho de que no nos encontramos con nadie. Después del guardaparques que saludamos en la entrada no vimos ni un alma hasta que salimos. Tal vez porque era un día miércoles, pero... ¿nadie? Es un parque maravilloso que está apenas a una hora de Santiago, donde todos en la familia pueden tener su panorama
(pagando $2.000 de entrada los adultos y $1.500 los niños), donde se puede pasear respirando aire puro y donde se puede disfrutar de cerca paisajes diáfanos que desde Santiago solamente podemos contemplar cuando amanece despejado después de un día de lluvia.

Sobre todo en esta época en que todavía podemos encontrar nieve y los días no son tan calurosos, nos lo estamos perdiendo. Se lo recomiendo. Vayan de paseo a Yerba Loca y caminen, jueguen con sus niños, anden a caballo o simplemente tomen fotos. Disfruten la naturaleza que tenemos cerquita nuestro. Yo lo voy a hacer más seguido.







jueves, 21 de octubre de 2010

El mundo de Regina Spektor

Hace algunos días fui al mundo de Regina Spektor. Todos fuimos. Cinco mil personas.

Ella entró al escenario y se sentó en su piano. La acompañaban un violín, un cello y una batería. Nada más. No necesitaba más. Todo muy minimalista, sobrio y clásico. Pero entonces comenzó a tocar el piano, cerró los ojos y cantó. Fue cuando despegamos del Movistar Arena.

Regina nació hace 30 años en Moscú, donde aprendió a tocar piano. A los 9 años emigró con sus padres y se instaló finalmente en Nueva York. Hace poco que conozco su música, pero ha sido suficiente para que se gane un lugar entre mis músicos favoritos y para preferir su concierto entre los tantos que tenemos por estos días en Santiago.

Comenzó con 45 minutos de atraso, pero se lo perdonamos. La primera mitad del concierto, Regina tocó -acompañada por sus músicos- éxitos como "Eet", "Better" y "On the Radio". Después cambió el piano por un teclado para interpretar un movido "Dance Anthem of the 80's" acompañada solamente por la batería. A continuación quedó sola en el escenario y, así, se atrevió a tocar un par de temas con nada más que una guitarra eléctrica. Retomó el piano y el momento mágico fue cuando interpretó "Poor Little Rich Boy" tocando el piano con su mano izquierda y haciendo percusiones con su mano izquierda, con una simple varilla sobre una silla. Increíble. De ahí en adelante volvió a tocar con sus músicos, hasta finalizar el concierto con "Fidelity", su canción más conocida.

Pero el viaje de Regina también fue especial esa noche. Lo fue porque se sorprendió con la complicidad de estas cinco mil personas, que le gritaban "we love you, Regina!" o "marry me, Regina!" En cierto momento ella respondió que "esto es increíble, es mi primera vez acá, pensé que vendrían unas 50 personas".

Al final, Regina Spektor prometió volver, definitivamente.

martes, 12 de octubre de 2010

Una semana en el Jura

Llegamos a Paris un viernes en la tarde. Hora peak. El tráfico del aeropuerto al hotel fue insoportable. Pero a nadie le importó: habíamos llegado ¡a Paris! Y porque al día siguiente partiríamos a Saint Lothain, sabiendo que con solo respirar el aire del Jura desaparecería todo stress.

El Jura es un departamento al este de Francia. Pertenece a la región de la Franche-Comté y comparte frontera con Suiza por varios kilómetros. Su nombre proviene del Latín "juria" que significa bosque. Y es verde, muy verde. Pero los otros colores también son intensos: el blanco de las nubes y la nieve, el azul del cielo y ese café-rojizo de los tejados. El aire es tan puro que arrebata. Se respira tranquilidad.

Ahí, en el pequeño pueblo de Saint Lothain vive la Mémé, Claudine, que es la abuela de mis dos hijos mayores. Con ella estuvimos esta primera semana.

Contrario a lo que se puede pensar, el Jura ofrece mucho al turista. Una simple caminata subiendo la colina hasta la iglesia y cementerio de Saint Lothain puede ser gratificante cuando miras el horizonte y ves estos hermosos paisajes campestres o cuando, en el cementerio, sin esperarlo encuentras la tumba de Charles Sauria, que fue el inventor de los fósforos.

En el Jura también se puede hacer turismo subterráneo. Cerca de St. Lothain están las grutas de Les Planches (www.grotte-des-planches.net) y Moidons (www.grottesdesmoidons.com). En las primeras te encuentras con una caverna por donde fluyen las aguas que se filtran desde la superficie, dando origen a un río subterráneo y erosionando la roca para crear formas increíbles. En las grutas de Moidons, en cambio, no hay agua, pero hay miles (o millones) de estalactitas y estalagmitas. Impresionante.

También se puede ir de paseo a Arbois, una ciudad que se caracteriza por producir muy buenos vinos (vin jaune y vin de paille) y porque se puede visitar el Museo Pasteur (http://www.academie-
sciences.fr/Pasteur.htm). Este museo fue, en realidad, la casa de veraneo de Louis Pasteur, pero en la actualidad es la única donde todavía se preserva uno de sus
laboratorios. Ahí, él trabajó en el proceso de fermentación para mejorar la calidad de los vinos (la pasteurización) y en la vacuna antirrábica, entre muchas otras cosas. Sí, Pasteur trabajaba en su casa de veraneo, era trabajólico, y dicen que invitaba a veranear con él a sus asistentes de laboratorio.

A pocos kilómetros también está Château Chalon, un antiguo pueblo en la cima de una colina que -se dice- es uno de los pueblecitos más lindos de Francia. Esta es la cuna del famoso vin jaune, siendo denominación de origen inicial de las cuatro que hoy existen y donde se han visto botellas que datan de ¡1774!

La gracia de este vino es que se produce de una manera inusual. Después de la fermentación inicial debe conservarse un mínimo de 6 años y 3 meses en barricas de roble sin trasegar ni rellenar. Así se desarrolla una capa de levadura en la superficie que impide la oxidación al evitar el contacto con el aire. Estas levaduras son las que otorgan al vino su complejo carácter. Finalmente, el vino se envasa en botellas de 620 ml, constituyendo una excepción única en la normada industria francesa, donde todas las botellas deben ser de 750 ml. Esto es porque en todo el proceso un litro de jugo de uva se reduce exactamente a los 620 ml.


El Jura, una zona bastante desconocida de Francia, esconde muchos atractivos que resulta impracticable resumir en pocos párrafos. Esta es solamente un resumen de lo que nosotros alcanzamos a hacer en una semana, pero nos quedó muchísimo más sin ver.


Ya tenemos panorama para la próxima vez que visitemos a la Mémé...

lunes, 30 de agosto de 2010

49 ideas para Chile

La revista Qué Pasa me llega todos los viernes con la suscripción a La Tercera y siempre tiene un artículo interesante para leer (bueno, a veces son dos).

En la última edición, que apareció el viernes 27, viene este artículo donde muestran las respuestas de 49 líderes de opinión a la pregunta "¿qué idea le ronda en la cabeza que podría servir para que Chile fuese un mejor país?". Algunas son más alcanzables y otras más utópicas, pero todas son excelentes ideas. A continuación, las que a mí más me llamaron la atención:

1. Construir un tren bala de la Cordillera de Los Andes a Viña del Mar para combinar un centro de negocios como es Santiago con alternativas turísticas tan variadas como la playa y la nieve a menos de una hora de distancia (Marcos Kulka).

Mi corazón viñamarino me dice que esta es una buena idea (que, ojo, no es lo mismo que una idea rentable).

2. Hacer una reforma tributaria para elevar el crecimiento y la equidad, dejando atrás un sistema ineficiente e injusto (Klaus Schmidt-Hebbel).

Es cierto, el sistema tributario que tenemos hoy tiene o permite muchas distorsiones, por decir lo menos.

3. Inglés como segundo idioma oficial del país y traer profesores del extranjero, dándoles todas las facilidades para enseñar en los colegios públicos y colocando el inglés al mismo nivel de importancia que el castellano o las matemáticas (Nicolás Ibáñez).

Estamos lejos de aprender masivamente el inglés, sobre todo si la mayoría de los adultos en este país entiende menos del 20% de lo que lee (como dice don Mario Waissbluth, y le creo), pero muestra la dirección correcta.

4. Precios sin impuestos. Esto no significa eliminar los impuestos, sino que significa anunciar los precios netos de los productos y luego agregar el impuesto al momento de pagar. ¿Para qué? Para que tomemos conciencia de la enorme cantidad de impuestos que pagamos y exijamos un buen uso de esos recursos (Andrés Benítez).

Sólo imagina que te depositaran en tu cuenta corriente tu sueldo bruto y después tuvieras que pagar tú mismo la isapre, afp y el impuesto a la renta. ¿Dolor, no?

5. Promover el trabajo bien hecho. Hacer las cosas bien y a la primera, en vez de pasar tantas horas improductivas en el trabajo. Erradicar el "más o menos", el "sacar la vuelta" o el "maestro chasquilla" (Matilde Pérez).

No sé quién es Matilde Pérez, pero me sumo 110%. También quiero excelencia y productividad.

6. Un vuelo directo de Santiago a Silicon Valley. Estar conectados -bidireccionalmente- con el ombligo mundial de la tecnología y la innovación genera enormes externalidades positivas para la economía y nuestro desarrollo (Wenceslao Casares).

La ruta más corta al desarrollo es... la línea recta.

7. Hacer el emprendimiento parte de la malla escolar para motivar en los niños las ganas de descubrir, inventar y crear cosas nuevas. No es hacer negocios. Es liderar cambios, tener un motor propio. Es equivocarse y aprender de ello (Daniel Daccarett).

Yo trato de inculcarlo en mis hijos y agradecería la ayuda del colegio.

8. Reducir los trámites y el tiempo para crear nuevas empresas en 25 minutos (Patricio Cortés).

Yo he tenido que sufrir con los trámites de crear una empresa y es una tremenda barrera al emprendimiento. Y una vez creada la empresa ni hablemos del tema de los bancos, uf!

9. Cambiar el lema de Chile de "Por la razón o la fuerza" por uno que nos identifique más como la nación del bicentenario que somos hoy (Juan Carlos Eichholz).

Normalmente no estoy de acuerdo con Eichholz, pero en esto me convenció. Nuestro lema está obsoleto y no le vendría mal un upgrade.

10. Cuenta nacional de ahorro para cada niño. Cuando nace un niño, se le deposita un cierto monto (decreciente a mayor nivel educacional de los padres) para cubrir futuros gastos educacionales u otros (Claudio Sapelli).

O podría ser para la jubilación. ¿Cuánto será una uf rentabilizada y reajustada por 65 años?

11. Plantar árboles frutales en las calles. Imaginen calles con manchones blancos por las flores de almendros en primavera y luego niños con los bolsillos llenos de frutos en el verano (Virginia Garretón).

Hace falta darle vida a nuestras ciudades y esta idea me parece simplemente genial.

Estas y las otras 38 ideas están en el artículo completo aquí: http://www.quepasa.cl/articulo/1_3937_9.html

martes, 24 de agosto de 2010

Teatro: La Casa de los Espíritus

Me resulta difícil escribir sobre esta obra de teatro, así que no lo voy a hacer, o solo un poquito.

Solamente voy a decir que -como es de esperar- la obra cuenta la historia de la familia de Esteban Trueba, quien hace de hilo conductor, porque en realidad la historia es de la familia de Clara, su esposa, pasando por cuatro generaciones, desde sus padres hasta su nieta Alba. Transcurre en el siglo pasado y nos cuenta sobre amores, revoluciones, política, lucha de clases, muerte y magia.

Como expresión del teatro consigue el objetivo de capturar al espectador y mantenerlo dentro de la historia. A pesar de tener una duración inusualmente larga para el teatro (casi 3 horas, con un intermedio), en cada fragmento te hace acompañar a los actores en la angustia, risa, dolor o la emoción del momento. El elenco, por cierto, es de lujo, incluyendo a Pancho Melo, Ana María Palma, Julio Jung, Coca Guazzini, Loreto Valenzuela y María José Bello (tremenda, como Alba).

Lamentablemente la vi cuando ya quedan pocas funciones, así que es tarde para recomendarla, pero en caso que más adelante se reponga en cartelera, es una de esas obras que no te puedes perder.


domingo, 15 de agosto de 2010

Teatro: Días de Vino y Rosas

Esta es la historia de Gabriel y Mona, que se conocen casualmente en el aeropuerto, camino a Buenos Aires, cuando cada uno está comenzando una nueva etapa en su vida. El va persiguiendo una nueva oportunidad laboral y ella huye de una ciudad gris -color ratón- con la intención final de llegar a Nueva York. Juntos comienzan una nueva vida y consiguen dejar atrás la desdicha de la que escapaban.

Pero en esta escena de felicidad se esconden dos personas muy vulnerables y la intensidad de su relación, en lugar de protegerlos, sólo consigue desencadenar su adicción al alcohol. Así, sus vidas se quiebran y sus sueños se evaporan. La historia de amor que comenzó como un romance frívolo y casual, pero que prontamente los llenó de alegrías, ahora se convierte en una tragedia y tiene un futuro incierto.

En una obra que comienza con tintes de comedia y termina en un profundo drama, que captura al espectador y lo sumerge en esta tormenta de emociones, el gran mérito es de Mónica Godoy y Alvaro Rudolphy que hacen un trabajo magistral. Dirigidos por Cristián Campos, logran una complicidad total sobre las tablas y te sorprenden con la naturalidad de sus expresiones y te conmueven con la intensidad -y contenido- de sus diálogos.

Rudolphy nos muestra al principio un personaje un poco torpe y superficial, pero que luego demuestra ser muy fuerte y compasivo. Mónica, en tanto, comienza como una chica ingenua y triste que intenta convertirse en mujer, pero la debilidad de su carácter se lo impide, subordinándose primero a su pareja y después, a su adicción.

Imperdible.

Días de Vino y Rosas está en cartelera en el Teatro Mori Vitacura. Detalles en http://bit.ly/cU7WHQ

PS: Mi señora dice que Rudolphy está muy guapo. Yo digo que la Mónica Godoy, además de ser una tremenda actriz, es realmente linda. Otra razón para ver la obra ;)



sábado, 7 de agosto de 2010

Empire Avenue: Cuál es tu plan para formar tu propio imperio?

Empire Avenue (www.empireavenue.com) es lo último en la red. Es una nueva red social que te da la posibilidad de dominar la red y de tener tu propio imperio virtual.

Estamos acostumbrados a Facebook, Twitter, Foursquare, YouTube u otras redes sociales que uno usa más que nada para comunicarse con los amigos (y también -seamos realistas- con un montón de desconocidos) o, simplemente, para transmitirle al mundo cualquier pensamiento -normal o bizarro- que te esté cruzando por la cabeza en ese momento. Pero Empire Avenue (EA) es distinta porque no te consi
dera simplemente un "elemento interactivo", sino que te define en términos de tu grado de influencia en la red. Y mientras más influencia tienes, más vales. De hecho, en EA no te llaman "miembro" sino que "influyente".

Y cómo funciona? Bueno... es bastante "simple".

EA es un mercado de acciones donde tú colocas tus propias acciones (como si fueras una empresa en la bolsa) y compras o vendes las de otros. Ganas al vender tus acciones y al recibir dividendos por las acciones de otros en que has invertido. La gracia es que el precio de tu acción no se mueve solamente en función de las compras, ventas o indicadores financieros, sino que también se se mueve por tu grado de influencia en la red.

Ahora bien, tu nivel de influencia se mide por
cuánto usas tus redes sociales (Twitter, Facebook y Flickr por ahora) y por cuánta interacción generas en ellas (comentarios, respuestas, RT, etc.), por la actividad de tu blog y por tu actividad dentro de EA (lograr algunas metas o comprar publicidad para promocionarte). Lo que debes evitar a toda costa es la inactividad o tu acción se irá al suelo.

Vale la pena decir también que los chilenos nos hemos tomado EA. Santiago es la ciudad que lidera en las tres categorías que se miden: nivel de influencia, riqueza y población de influyentes. Viña del Mar es la segunda ciudad chilena que aparece en el top 5, justo delante de... New York!!

No sé qué podré hacer en el futuro con la riqueza que acumule en EA, porque no han dicho nada al respecto, pero algo tendrán que inventar, digo yo... Mientras tanto, a formar mi imperio y conquistar el mundo!!

domingo, 25 de octubre de 2009

Depeche Mode: 15 años después

Uno siempre quiere más. Más música y más de tus canciones favoritas. Esta vez no importó porque fue el concierto que los fanáticos queríamos ver. Quince años después de su primera presentación en Chile, Depeche Mode volvió a deleitarnos, a cada uno de los 45 mil fanáticos que estuvimos en el Club Hípico.

In Chains, Wrong y Hole to Feed dieron inicio al Tour of the Universe, en una noche húmeda aun después de la sorpresiva lluvia del día. Fue una apertura tibia con temas del Sounds of the Universe, el último disco que, probablemente, la mayoría de los viejos fans conocíamos menos. Con Walking in my Shoes comenzó sin duda a subir la temperatura, cuando David Gahan ya pudo hacernos cantar letras memorizadas años atrás.

It's No Good, la antigua A Question of Time, Precious y la inesperada Fly on the Windscreen mantuvieron el fervor de las masas, que todavía esperábamos un poco impacientes otras canciones más emblemáticas. A esas alturas el sonido era perfecto, con un David Gahan incansable e inspirado, con su voz impecable a pesar de la edad y recuperado de todos sus años de decadencia.

Luego vino el primer turno de Martin Gore, cuya voz casi a capela lució aun más que la de su compañero, cantando Jezebel y un íntimo Home, con la que se ganó toda nuestra complicidad y nos mantuvo muy prendidos a pesar de ser dos temas muy tranquilos. Gahan volvió al escenario y se encontró con la sorpresa que todos seguíamos coreando Home, así que debió esperar unos instantes para seguir con Miles Away/The Truth Is, que marcó el término del bloque joven, dando paso al bloque más del recuerdo, pero con versiones actualizadas, menos electrónicas y más rockeras de Policy of Truth, In Your Room (inesperada, menos masiva, pero buenísima!) y I Feel You.

Entonces vino el primer clímax del concierto: la clásica Enjoy the Silence y una magnífica Never Let Me Down Again, después de la cual los músicos se retiraron, dejándo un tremendo griterío detrás y un público absolutamente enfervorizado. Los ánimos se calmaron un poco cuando Martin Gore volvió solo de nuevo a cantar Somebody, en algo que no me esperaba, porque pensé que con Home la habrían reemplazado como el tema íntimo. Pero la tranquilidad no duró mucho, porque a continuación volvieron a consentirnos y entusiasmarnos con dos clásicos: Stripped y Behind the Wheel.

Los músicos volvieron a retirarse y muchos pensaron que ahí acabaría todo, pero todavía quedaba música. Volvieron a cantarnos Personal Jesus, que no es uno de mis temas favoritos, pero sonó increíble y nos hizo saltar y cantar a todos, para terminar después de una manera inesperada, bajando las revoluciones con Waiting for the Night.

Y después de dos intensas horas de música el concierto había terminado. Dave Gahan estuvo tremendo y Martin Gore inspiradísimo con voz y guitarras. Andy Fletcher se mantuvo en segundo plano y apenas se vio detrás de sus teclados. Fue un concierto que no tuvo la espectacularidad de Madonna o U2 pero de una calidad inigualable y de tremenda comunión con los fanáticos, porque los 45 mil que ahí estuvimos éramos eso, justamente: fanáticos.

Ahora sólo nos queda esperar que la próxima vez sea en menos de 15 años.

(Fotos 2 y 3 de La Tercera)

EAVB_NDOWAEBVSZ

domingo, 27 de septiembre de 2009

Fin de semana en Zapallar

Fue un fin de semana fuera de Santiago. Nos arrancamos de la lluvia, pero no del frío el sábado en La Ligua, donde fuimos a ver a mi sobrino José Tomás que celebraba su segundo cumpleaños (en la foto).

En la casa de la Sofía, mi "Sis", pudimos ver invitados de lo más heterogéneos. Estaban los amigos de mi hermana con sus críos, la familia de mi cuñado y, por mi lado de la familia, estaba la bisabuela del festejado, mi abuela, que ya tiene más de 80 años (o tendrá 90 ya?) y que todavía le quedan muchos más. De hecho su madre murió pasados los 100!! En fin, felices todos de que se animara a pegarse el pique con mi mamá desde Viña a La Ligua y en bus más encima!!

En la otra esquina de la casa estaba mi papá con su señora, configurando una de esas raras ocasiones en que las dos esposas de mi padre -la ex, Sara, mi mamá, y Loreto, la actual- estaban en el mismo lugar y al mismo tiempo. Seguramente las dos leerán esto, pero lo siento... no puedo dejar de mencionarlo ni evitar una sonrisa al recordar la situación... es que es divertido cómo se comportan los tres -papá incluido- cuando están juntas!! Y no voy a poner fotos, porque el último episodio fotográfico causó controversias...

Después del cumpleaños fuimos a Zapallar a maltratarnos. Primera parada: Hotel Isla Seca.

El hotel se saca un 7. No es muy grande, así que lo de "boutique" le queda bien puesto, además que es bastante acogedor (no como otros hoteles que parecen hospitales) gracias a espacios amplios y bien decorados con muebles antiguos/clásicos/rústicos y paredes pintadas con colores modernos. Apenas probamos la comida del hotel porque llegamos bien comidos del cumpleaños, pero a los niños les dio hambre igual. Después de unas ensaladas césar, pollo grillé con papas fritas (el plato de niños), crema de zapallos y leches asadas, puedo decir que la comida estaba harto rica, aunque fue bien simple lo que comimos. Sí debo decir que el barman guateó: el pisco sour que le preparó a la Claudia estaba bien malito.

El domingo amaneció con un día increíble, soleado, pero igual fresco. El sol nos acompañó en la larga caminata desde el hotel -en el sector norte- hasta el "árbol" y con el cielo intensamente azul pudimos disfrutar de vistas y colores espectaculares. Yo creo que hace más de 15 años que no iba a Zapallar y me dieron ganas de ir más seguido o de tener una casita allá, pero claramente 'it ain't gonna happen', porque está totalmente fuera de presupuesto (y en realidad ni siquiera conozco a alguien que tenga ese nivel de presupuesto!)

Segunda parada: El Chiringuito, para el almuerzo dominical. Por suerte pasamos por El Chringuito cuando regresábamos de la caminata y se nos ocurrió reservar una mesa, que ya no podía ser antes de las tres de la tarde. Sin ser un fin de semana especial estaba completamente lleno. Volvimos al hotel a hacer el checkout (sí, late checkout, otro poroto para el hotel) y pasamos a un redbanc porque el restaurant en cuestión solamente acepta cheques y efectivo: pesos, dólares y euros según dice un letrero en la puerta.

Y comimos. El menú fue de machas a la parmesana, deliciosas, compitiendo tal vez sólo con las del Azul Profundo; congrio frito -no lo probé-; y reineta a la plancha con mantequilla, que fue el plato que me devoré, sencillo pero muy sabroso. Los platos son abundantes, así que fue bueno el cálculo que hicimos (en realidad lo hizo mi mujer) de no pedir uno para cada uno. Un rico panqueque celestino de postre, con manjar y helado que parecían artesanales, y un café -de una variedad más bien fuerte- fueron el toque final.

Y después de un último rato al sol emprendimos el regreso al lluvioso Santiago que nos esperaba. Convengamos que este panorama no es uno que se pueda repetir muy seguido (se entiende lo de "ricos y famosos", que no somos ni lo uno ni lo otro) pero... lo pasamos shansho!!!!

viernes, 18 de septiembre de 2009

La Telaraña (Neal Stephenson)

La primera guerra del Golfo Pérsico está a punto de estallar y algo está pasando en Wapsipinicon. Clyde Banks, un ayudante del Sheriff, investiga la muerte de un estudiante universitario -supuestamente jordano-, pero descubre que el caso es mucho más complicado. Al mismo tiempo, Betsy Vandeventer, una joven analista de la CIA, revela que se están desviando fondos federales para apoyar las becas de estudiantes de veterinaria provenientes de medio oriente que realizan turbias investigaciones. Así, ambos sitúan a este pequeño pueblo de Iowa como el epicentro de la guerra biológica que Saddam Hussein quiere desplegar.

Neal Stephenson era uno de los autores de ciencia ficción que me faltaba leer, por muchos recomendado para los que gustamos de este género y "La Telaraña" fue el libro que elegí para conocerlo. Pero este libro, más que ciencia ficción, es un thriller político ambientado en 1990, en Estados Unidos, cuando comienza la Guerra del Golfo Pérsico, que plantea una espeluznante hipótesis de cómo los iraquíes se han infiltrado en una universidad de Iowa y están produciendo -en territorio estadounidense- la toxina que le permitirá a Saddam Hussein ganar la guerra utilizando armas biológicas de destrucción masiva.

Para ser considerado un thriller, no es realmente un libro apasionante. No es de esos libros que comienzas a leer y no puedes soltar hasta terminarlo. Creo que el autor abusa un poco de la paciencia del lector con descripciones irrelevantes o historias que apenas sirven para introducir algún episodio en particular. Pero la historia está bien hilvanada y, si uno se abstrae de esos textos innecesarios, puede acompañar a Clyde Banks en sus investigaciones e ir conectando las pistas con él. Sin embargo, llega un momento en que este sencillo y bonachón ayudante del Sheriff te sorprende y dices "wow! cómo es que conectó todas esas pistas y las convirtió en esta teoría tan alambicada?"

Mientras la historia de Clyde sirve para desemascarar a los infiltrados iraquíes y sus planes, la historia paralela de Betsy Vandeventer ofrece un relato del retorcido e ineficiente funcionamiento de la CIA, dominado por la burocracia y las ambiciones políticas de unos pocos. Tal como dice un funcionario de la CIA: "Resulta asombrosa la capacidad de organización heroica que sabe demostrar nuestro Gobierno... siempre y cuando estés dispuesto a esperar a que sea demasiado tarde."

Es un libro de 430 páginas cuya lectura recién se justifica en las últimas 50 y si éste fuera el típico libro de Stephenson dudaría en leer otro, pero según he averiguado, no es así. Ahora tengo los tres tomos de la serie Criptonomicón y espero llevarme una grata sorpresa cuando los lea. Ya les contaré...

domingo, 6 de septiembre de 2009

Hombres v/s mujeres (o niños v/s niñas)

Es la eterna guerra de los sexos...

Y ya desde chiquititos podemos verla, por ejemplo, en el sexto cumpleaños de mi hija menor que celebramos hace algunos días. Tuvimos una tropa de cabros chicos corriendo toda la tarde, pero por suerte ahora existen los animadores de cumpleaños (y los nuestros son super buenos, les agotan todas las pilas, puedo dar el dato), así que en vez de dedicarme a entretener a los niños pude tomarles muchas fotos y observarlos jugar.

Hubo un momento en que los animadores organizaron a los niños en un grupo y las niñas en otro para jugar a tirar la herradura. Las niñas no pusieron muy buena cara. Por sus cabezas debe haber pasado algo así como "para qué vamos a tirar la herradura si podemos seguir jugando a la ronda, bailando y cantando?" Ya en la fila, esperando su turno se rascaban la cabeza y miraban distraídas a cualquier parte en vez de fijarse en la compañera que estaba lanzando. Estaban tan dispersas que ni siquiera les pude tomar una buena foto!

Los niños, en cambio, mostraron todo su espíritu competitivo y trabajo en equipo. "Tenemos que ganarles a las niñas" deben haber pensado todos casi al mismo tiempo. La foto habla por sí sola: Actitud deportiva. Todos compenetrados con un mismo objetivo. Compañerismo a toda prueba.

Ganaron las niñas.

Y para entretenernos un poco más con esta batalla de los sexos, El Mercurio publicó hoy dos artículos sobre el tema. Uno habla sobre los hábitos de consumo de hombres y mujeres y el otro resume sus diferencias desde una perspectiva darwiniana. Veamos:
  • Ellas deciden las compras que tienen que ver con el hogar y los niños. Nosotros, sobre los artículos tecnológicos.
  • Las mujeres compran zapatos, perfumes, cremas y maquillaje. Los hombres compramos plasmas, ipods, computadores, música y vinos.
  • Para ellas vitrinear es entretenido. Sin comentarios.
Ahora sepamos cuáles son las ocho diferencias clave entre hombres y mujeres que plantea el darwinismo:
  • Las niñas de un día optan por mirar una cara humana. Los niños de un día de vida prefieren un móvil mecánico (bueno, a menos que al frente tengamos a la Angelina Jolie, por ejemplo).
  • Los juegos de las niñas son cooperativos y suelen terminar en un consenso, en cambio, los juegos de los hombres son competitivos, con relevancia de las reglas y con ganadores (obvio!).
  • Las mujeres son moderadas, balanceadas y adversas al riesgo. Los hombres somos ambiciosos, buscadores de status, enfocados a una tarea, arriesgados, agresivos, exhibicionistas, empeñados en ser primeros, grandes y mejores (así cualquiera diría que somos unos brutos animales en la selva, cosa que no es cierta... nop... cierto que no? :-s)
  • Ellas se especializan en cuidar a su prole. Ellos se especializan en competir por tener parejas (quién inventó la monogamia? fue una mujer, cierto?)
  • Las mujeres son más discriminantes en lo sexual. Los hombres somos más promiscuos e invertimos nuestra energía en ser los más grandes, brillantes y estridentes (ojo, dice 'más promiscuos', si ellas no son tan santurronas tampoco).
  • Ellas sienten más celos por las emociones y el compromiso que él pueda tener con otra. Nosotros sentimos más celos si pensamos que ella tuvo sexo con otro (yo no soy celoso, ja!)
  • Las mujeres se inclinan por los recursos: prospectos financieros, estatus, ambición (interesadas!) Los hombres nos inclinamos por la juventud y la belleza, que son signos de fertilidad (o sea, de la fertilidad igual hay que cuidarse, pero a las jovencitas lindas no les vamos a hacer el quite).
En fin, así es la interminable e infinita guerra de los sexos. Lo importante es tomarla con humor. De todos modos, por el lado nuestro ya sabemos que a las mujeres no hay que entenderlas, sólo hay que quererlas. Y al igual que en el juego del cumpleaños, algún día en el futuro, las niñas ganarán.

sábado, 8 de agosto de 2009

Las Novias de Travolta

El viernes terminó siendo una noche de teatro en el Ictus, donde vimos "Las Novias de Travolta". El nombre no dice mucho, pero la obra se trata de cuatro amigas que se juntan a celebrar el cumpleaños número 40 de una de ellas, Gaby, la primera que alcanza esa edad.

El tema central de la obra es la nostalgia, la nostalgia de una época que pasó hace veinte años, cuando estas mujeres terminaban su adolescencia y vivían los mejores años de su vida. Pese a ser un tema potencialmente denso y una obra de mujeres y para mujeres, yo la disfruté un montón, al igual que el resto del público, que, dicho sea de paso, en muchas ocasiones no pudo aguantar algunos exabruptos y se oían las bromas entre amigas del tipo "te sentiste identificada?"

Renata Bravo es Gaby, la que está de cumpleaños. Cumple 40 y está deprimida, pero es un personaje un tanto bipolar, porque durante la obra oscila constantemente entre el bajoneo y la euforia. La causa de sus momentos bajos es su ex-marido, que ahora pololea con una chica bastante menor y es bastante "cara 'e raja" como lo denominan ellas mismas, y también la envidia que siente de Cecilia, por su éxito profesional y "todas las cosas que tiene". Pero Gaby es también una mujer chacotera que se resiste a ser madura. Quiere reconstruir su vida, pero no es fácil con un hijo adolescente y con los "pastelitos" que le presentan y que resultan cuál peor que el otro. Demás está decir que a Renanta Bravo le resulta espectacular el papel, sobresaliendo las escenas divertidas, que le salen totalmente naturales.

Eliana Palermo es Cecilia. Está pronta a cumplir 40 años, pero disfruta abierta y maliciosamente el hecho de que sea Gaby la que los cumple primero. Es doctora y ha dedicado toda su vida a la profesión, lo que de hecho le costó el divorcio. De alguna extraña manera, es la más "normal" de las amigas, pero tiene su lado B: está saliendo con un alumno de medicina que es muchos años menor y no quiere decírselo a sus amigas, pero no sé si por vergüenza o por causarles envidia, ya que, claro, están todas escasas de buen sexo. No conocía a la Palermo de antes, pero me gustó mucho su actuación (y mi esposa la encontró regia), especialmente la escena en que habla por teléfono con su pololo, donde está sola en el escenario y consigue en el público exactamente todas las reacciones que quiere.

Catherine Mazoyer es Isabel. Ella tuvo que arrancar junto a su madre a Suecia, exiliada, en la década de los '70, y guarda muy buenos recuerdos de sus amigas y compañeras de colegio. Viene por un tiempo a Chile buscando reencontrarse con su pasado y arrancar por unos días de su presente. Llega justo para reunirse con sus amigas en esta celebración de cumpleaños, donde les cuenta lo que ha sido su vida, sus dos matrimonios, lo distinto que fue vivir en Suecia de lo que habría sido en Chile y una "novedad" que no deja indiferente a ninguna de sus amigas. No sé realmente si el rol de Isabel fue escrito así o fue mi impresión, pero la actuación de Isabel me pareció la más débil de las cuatro, como si estuviera cansada y un poco desconectada. Pero insisto, puede ser el papel, porque efectivamente venía llegando recién de un largo viaje y claramente podía estar desconectada después de 20 años sin ver a sus amigas.

Alejandra Herrera es Loreto. También está por cumplir los temidos 40 años y tiene una hija de apenas 5, a pesar de haberse casado muy joven. La relación con su marido está pésima, lo que probablemente se ha visto acentuado porque ella ha sido dueña de casa durante todo el matrimonio. Loreto también presenta una dualidad interesante, porque es un personaje que sufre mucho por dentro y le cuesta mostrarlo, pero por fuera es alegre y chacotera, con matices esotéricos, y un poco despistada, lo que la hace ser harto chistosa a ratos. Ha vivido en una especie de burbuja y ahora se está dando cuenta de cómo es la vida real... y quiere liberarse. Alejandra Herrera también se destaca en este papel, haciéndolo parecer muy natural. Bien logrados son los momentos de angustia y también los de chacota y borrachera.

Estas cuatro mujeres se esfuerzan por ser felices, quieren serlo, pero las ha tocado vivir una época en que todo cambió muy rápido y, tal vez, les costó adaptarse con la misma velocidad. Nos hacen recordar una niñez viendo los Bochincheros y los Picapiedras en blanco y negro, cuando las fiestas eran malones donde se bailaban lentos a un brazo de distancia, y compararla con el mundo actual dominado por el cable, los reality shows y el ponceo de los adolescentes.

Quizás la obra me gustó porque, con pocos años de diferencia, pertenezco a la misma generación y a ratos me imaginaba cómo sería la misma obra en versión masculina y cómo sería en comparación con las veces en que me junto con mis amigos... y me daba risa... Además, tal como dice el folleto de la obra "todas se parecen a alguien que conocemos y todas tienen algo de nosotros mismos".

Vayan a verla.

martes, 4 de agosto de 2009

Diez defectos fatales para los líderes

Un breve pero incisivo artículo de la HBR de junio de 2009 (sí, de nuevo estoy atrasado con la lectura) de Zenger y Folkman describe los resultados de un estudio en el que analizaron las características comunes de los líderes menos eficaces. Diez defectos de liderazgo aparecieron ser los más comunes:
  • Carecen de energía y entusiasmo: Perciben las iniciativas como una carga, rara vez se ofrecen como voluntarios y temen que las circunstancias los superen.
  • Aceptan su propio desempeño mediocre: Exageran la dificultad de alcanzar los objetivos de modo que cuando los logran su desempeño parece aún mejor.
  • Carecen de una visión y dirección claras: Creen que su único trabajo es ejecutar.
  • Tienen poco criterio: Toman decisiones que en la opinión de sus colegas y subordinados no responden a las verdaderas necesidades de la organización.
  • No colaboran: Evitan a los pares, actúan independientemente y ven a los otros líderes como competidores.
  • No predican con el ejemplo: Establecen estándares de conductas o expectativas de desempeño que luego infringen.
  • Se resisten a las ideas nuevas: Rechazan las sugerencias de subordinados y pares. Las buenas ideas no son implementadas y la organización se estanca.
  • No aprenden de los errores: En lugar de usar los contratiempos como oportunidades para mejorar, ocultan sus faltas y se obsesionan con ellas.
  • Carecen de destrezas interpersonales: Incurren en los pecados de acción (son mordaces y acosadores) y de omisión (son distantes, inaccesibles y renuentes a elogiar).
  • No desarrollan a otras personas: Se enfocan tanto en sí mismos que excluyen a los subordinados que se están desarrollando, disminuyendo el compromiso de los individuos y equipos.
Después de leerlo, fueron buenas o malas noticias?

lunes, 6 de julio de 2009

Paros y más paros en Chile. ¿Por qué toleramos estas presiones ilegítimas?

Acabo de recibir la noticia de que funcionarios de Gendarmería se tomaron el Penal Santiago 1 como medida de presión adicional al paro que sostienen desde hace cinco días. Es como una comedia del teatro del absurdo. El mundo al revés.

Y la verdad es que estos paros ya no sorprenden a nadie. Ya no es noticia, porque a cada rato algún gremio de los empleados públicos va a paro. Los profesores están anunciando un nuevo paro cuando recién vienen de terminar uno bastante largo. Los mismos funcionarios de Gendarmería estuvieron en paro hace algunas semanas. Antes tuvimos al Registro Civil, al Servicio de Impuestos Internos y no podemos olvidar el tremendo paro de toda la ANEF hace menos de un año que casi paralizó al país. Y sólo es cuestión de tiempo para el próximo paro ¿serán los funcionarios de la salud una vez más? ¿o los funcionarios municipales? Ya nos enteraremos.

No sorprende, pero indigna.

Yo, al menos, como ciudadano común y corriente estoy cansado de estas ilegítimas medidas de presión que algunos grupos ejercen sobre la autoridad. Uno comprende que sus necesidades son reales y que sus deseos, ambiciones y esperanzas son muy legítimos, pero ¿es justo que persigan sus objetivos a costa de sus conciudadanos? Todos queremos un país mejor y a mí, personalmente, me gustaría que los sueldos de los funcionarios públicos realmente fueran mejores y les permitieran vivir tranquilamente. Pero esto no solamente para los funcionarios públicos, sino que también para todos aquéllos que trabajan en el mundo privado y tienen las mismas necesidades y los mismos deseos, ambiciones y esperanzas.

Pero en el mundo privado no se puede ir a paro. O si lo haces, tiene consecuencias.

Imaginemos entonces, ¿qué pasaría si en una empresa privada ocurriera un paro de este tipo? Imaginemos que aconteciera en Chilectra y todos nos quedamos sin electricidad o en Aguas Andinas y nos quedamos sin agua potable, o en el Banco de Chile ¡y no podemos cobrar nuestro sueldo! Como ciudadanos ¿seríamos tan tolerantes con estas empresas? NO, no lo seríamos, de hecho no lo somos, porque ante perjuicios mucho menores, efectivamente decidimos cambiarnos de empresa.

¿Saben ustedes que en las empresas estratégicas –que son privadas– como sanitarias y eléctricas están prohibidas las huelgas, justamente, para que los servicios no se interrumpan? Entonces ¿por qué debemos tolerar que se interrumpan los servicios públicos? ¿Por qué debemos tolerar estos paros?

Pero lo peor de todo es que los paros funcionan. Recordemos que tras el paro de la ANEF los funcionarios públicos recibieron un reajuste de 10% cuando estábamos entrando a la crisis más grande de los últimos 80 años ¡un beneficio que seguramente casi nadie recibió en el sector privado! Es más, no se despide a ninguno de los funcionarios que participan en estos paros, ni siquiera se les descuentan los días no trabajados ¡y más encima se les da un bono!

Y con todo el respeto que me merecen los funcionarios públicos decentes, tal vez esto responde mi antigua inquietud de por qué los funcionarios públicos siguen siendo funcionarios públicos pese a que están tan descontentos: porque tienen beneficios que sus conciudadanos no tienen y porque sus actos no tienen consecuencias (y por “beneficios” me refiero a los legítimos, como que no se les puede despedir “por necesidades de la empresa”, como que el estado no quiebra ni tiene problemas de caja para pagar los sueldos o contar con los días administrativos; y a los ilegítimos como los antes descritos).

Indigna.

Pero volviendo al inicio de este artículo y lo que ocurre con Gendarmería. Gendarmería nos proporciona un servicio de tremenda importancia, que es mantenernos protegidos de los criminales y delincuentes que han sido condenados. ¿Merecen los funcionarios de Gendarmería mejores condiciones laborales? Sin lugar a dudas. ¿Merecemos los ciudadanos que se ponga en riesgo nuestra seguridad? Absolutamente de ninguna manera. ¿Quién gana? Lo más probable es que Gendarmería gane el gallito con la autoridad siguiendo la tónica de otros paros y tomas anteriores. Lo que todos olvidan es que Gendarmería se debe a la ciudadanía, todos los servicios públicos se deben a la ciudadanía y el mismo gobierno central se debe a la ciudadanía. O sea, si no fuera por todos nosotros que requerimos, exigimos y pagamos todos esos servicios ¡ni siquiera existirían!

Y yo aprovecharía este caso particular para actuar de forma ejemplarizadora, dando de baja a todos los funcionarios adheridos al paro –que es lo que corresponde– y utilizaría a las fuerzas armadas para reemplazarlos transitoriamente. Así, además, matamos dos pájaros de un tiro, al darle algo en qué entretenerse a las FF.AA.

(foto de La Tercera)

jueves, 2 de julio de 2009

Depeche Mode: 15 años antes

Lo tenía en el inconsciente, pero una breve conversación con @katisbanned me hizo recordarlo. Fue hace 15 años, yo tenía 18 y por fin podía ver en vivo al grupo que me había acompañado toda mi adolescencia. No puedo explicar lo feliz que estaba.

Ahora, 15 años después de esa parada del Devotional Tour en el velódromo del Estadio Nacional, Depeche Mode viene de nuevo a Chile, con cuatro álbumes más en el cuerpo (Ultra, Exciter, Playing The Angel y el recién lanzado Sounds Of The Universe) y con casi 30 años de carrera. Y de no mediar nada extraordinario, ahí estaré el 15 de octubre en el Club Hípico.

De aquel concierto recuerdo que la puesta en escena fue sencilla (o puede ser que para la época no fuera tan sencilla, pero no se puede comparar con algunos despliegues que vemos ahora), con un escenario en dos niveles con varios telones gigantes en los que se proyectaban las imágenes del tour. De efectos especiales no había nada más, ni grandes juegos de luces ni fuegos artificiales, pero tampoco eran del todo necesarios porque la música era simplemente fantástica. El sonido era impecable. Las voces de David Gahan y Martin Gore estuvieron magníficas (a pesar de todo el desgaste que podrían haber tenido por sus problemas de drogas) y recuerdo especialmente la guitarra de Martin Gore en un par de intensos solos que se jugó, que nos hicieron paladear sabores hasta ese entonces desconocidos de la música de este grupo.

Yo salí fascinado de ese concierto y estoy seguro que las otras diez mil personas que deben haber estado ahí, también. Lamentablemente, después de 15 años los recuerdos no son tan vívidos y por eso iré nuevamente a disfrutar de un gran concierto!

Más información de DM se puede encontrar en Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Depeche_Mode) donde hay una biografía resumida, pero bastante buena. También está el sitio oficial del grupo (http://www.depechemode.com) y su canal de YouTube (http://www.youtube.com/user/dmdotcom) donde incluso se puede ver el video de "Wrong", el primer single de Sounds of the Universe.

Nos vemos en octubre!

domingo, 28 de junio de 2009

Mujeres fuera de serie (tercera parte)

Hace algunas semanas terminó la segunda temporada de Dexter en Chile (Fox), aunque en Estados Unidos ya van por la cuarta temporada. Para los que no conocen la serie, Dexter Morgan es un asesino en serie que –paradojalmente– trabaja para la policía de Miami como analista forense especialista en rastros de sangre. La causa de su sicopatía proviene de su niñez, cuando, a los tres años, presenció el sangriento asesinato de su madre y donde él mismo quedó bañado en sangre. Luego, fue adoptado por el oficial de policía Harry Morgan, que al poco tiempo detectó estas tendencias sicopáticas en su hijo adoptivo y decidió ayudarlo a canalizarlas de forma constructiva: matar a quienes lo merecían, asesinos y otros criminales que habían escapado de la justicia. Asimismo, le enseñó todas las técnicas policiales para no dejar rastros de sus ajusticiamientos.

Éste es entonces el personaje de Dexter, el que, sin embargo, tiene tan profundamente escondida su vida secreta que parece un tipo bastante normal y que incluso es llamado “el asesino encantador”. Pero sus instintos asesinos no son el único tornillo que tiene suelto. Además, Dexter era indiferente a las relaciones amorosas y –como nos enteraríamos después– relativamente incapaz de sostener una, hasta que en su vida apareció Rita.

Rita Bennett era una mujer casi tan disfuncional como Dexter en lo que a relaciones amorosas se refiere, ya que arrastraba un matrimonio en el que era abusada por su marido. Él fue encarcelado, quedando ella sola a cargo de sus dos hijos. Así, entonces, Rita se convierte en la pareja perfecta para un Dexter que necesita aparentar una vida normal y ambos comienzan una relación que, a primeras luces, a todos nos parece absolutamente nociva e inconducente, especialmente al ver episodios en que Dexter agradece mentalmente que el sexo no sea un requisito de la relación. Él, con todos sus traumas, evidentemente tiene serias dificultades para intimar con una mujer.

Pero esta mujer de duro carácter esconde una joyita debajo de ese caparazón. Poco a poco Rita va dejando atrás su doloroso pasado y va transformándose en una gran compañera para Dexter, pero sin llegar a enterarse en ningún momento de su sicopático secreto. Gracias a ella, él también comienza a creer en la relación, se encariña con sus hijos y después, incluso, comienza a motivarse por ser una “mejor persona”. Eventualmente, somos testigos de cómo Dexter y Rita consuman su cariño –no me atrevo a llamarlo amor–, pese a todos sus traumas.

La actriz Julie Benz interpreta magistralmente a Rita, un personaje que a mi juicio es sumamente difícil, ya que debe soportar toda su propia carga emocional, los abusos pasados, la crianza de dos hijos con un marido encarcelado y, como si todo eso fuera poco, hacerse cargo del cariño disfuncional de Dexter. El gran mérito de la actriz es que incluso en esos momentos más adversos uno siente a Rita como una mujer frágil, pero interesante, para ir transformándola poco a poco en una mujer que está en control de su vida, que no pierde el sentido de la realidad, capaz de volver a enamorarse y también lo suficientemente fuerte para tomar decisiones difíciles. Esta nueva Rita es una mujer tremendamente atractiva y, sin duda, fuera de serie.


Pero no todo es miel sobre hojuelas en la relación de Dexter con esta nueva Rita, ya que descubre que él fue el culpable de que su marido, aparentemente rehabilitado, fuera a parar nuevamente a la cárcel por consumir drogas. No es que tuviera intenciones de volver con él, pero después de todo esperaba que sus hijos pudieran verlo sanamente. Para no hacer confesiones mayores, Dexter se ve obligado a decirle que las drogas eran suyas, que él mismo es un consumidor y se compromete a ingresar a un tratamiento de rehabilitación. Pese a todo ello, la relación sigue bien encaminada hasta que él conoce a Lila en el programa de Narcóticos Anónimos.

Lila es artista y es guapísima, pero también es absolutamente sicótica. Aparentemente este rasgo en común con Dexter le permite darse cuenta que en él hay algo oculto, algo que los hace ser “almas gemelas” y se obsesiona con él. Para acercarse a Dexter, al principio no muy interesado en ella, se ofrece a ser su tutora en el tratamiento de rehabilitación. Él va percatándose que Lila tiene ciertos oscuros rasgos de personalidad que los hacen ser compatibles y se van identificando mutuamente. Se multiplican los momentos que pasan solos y comienza a surgir una evidente tensión sexual entre ellos, que más adelante consumarán sin pudores. ¡Bien por Dexter que ya no tiene problemas con su sexualidad!

Pero algo no cuadra. Dexter realmente quiere convertirse en una “mejor persona” y, pese a que Rita terminó con él al enterarse del affaire con Lila, siente que Lila sólo siente atracción por los rasgos disfuncionales de su personalidad, que se los exacerba y que lo está arrastrando nuevamente a ser algo que él no quiere ser. Por esto, Dexter termina su efímera relación con Lila, que, por supuesto, no se lo toma muy bien, da rienda suelta a toda su locura y llega incluso a intentar matar a Dexter.


Finalmente, dentro de todo su acoso, Lila descubre que Dexter es este asesino en serie al encontrar a un tipo que él mantenía prisionero (en una situación completamente distinta a su modus operandi). Pero en toda su locura, decide protegerlo, matando dramáticamente, ella misma, a este prisionero, y luego escapando sin que Dexter ni nadie más la volviera a ver.

Lila Tournay, interpretada por la actriz Jamie Murray (hija de Bill Murray), aunque es un personaje transitorio en la historia, deja su huella y creo que los seguidores de la serie la extrañaremos de cierta bizarra manera, por esa extravagante combinación de estar tan loca como ella sola y ser, al mismo tiempo, tan tremendamente guapa.

sábado, 13 de junio de 2009

Baco - Vino y Bistro

Hace tiempo que no escribía de restaurantes y hoy almorcé con mi mujer en el Baco, en Providencia, un bistrot francés que inmediatamente quedó como mi favorito en comida francesa, así que se hizo merecedor inmediato de algunas líneas de lisonja.

Habíamos escuchado muy buenos comentarios del Baco, pero por olvido, distancia u otras razones no nos decidíamos a conocerlo. Hoy, aprovechando un rarísimo día sábado sin los niños, aprovechamos de ir a almorzar.

Todo comienza con una recepción muy amable y un ambiente agradable, elegante, pero no pretensioso, y entretenido, con paredes decoradas con los logos de las viñas recortados de las cajas de cartón de las botellas y con pizarras destacando la variada oferta de vinos en copas. La carta de vinos, por cierto, es abundante y selecta, honrando a Baco, dios romano del vino. Hay terrazas para los fumadores (que, inexplicablemente, están dispuestos a pasar frío por el vicio) y un comedor bastante acogedor, con poco ruido y buena temperatura interior, cosa que uno agradece en esta época del año en Santiago.

Comenzamos el ritual con una tabla "charcutière" para compartir, con prosciutto, saucisson y dos terrines que nos hicieron sentir de vuelta en el campo francés comiendo -devorando, mejor dicho- terrines hechas en casa. Acompañamos la tabla, mi mujer, con una copa de sauvignon blanc Los Vascos, y yo, con una de Coyam ensamblaje 2006. Nos pareció mucho mejor pedir en copa, así cada uno tomaba lo que quería (y, como yo, podías pedir dos copas de vinos distintos) y no era proporcionalmente más caro que pedir una botella. Afortunadamente, hicimos excelentes elecciones con los vinos y resultaron un muy buen acompañamiento para la tabla.

De fondo optamos por el pato en sus dos variedades. Claudia prefirió el confit de canard, que estaba como mantequilla, ni siquiera necesitabas el cuchillo para desmenuzarlo, y de un sabor que te llenaba la boca de deliciosas sensaciones. Exquisito. Yo pedí el magret de canard con gratin dauphinois y, como ya me había tomado toda la copa de Coyam, me tincó un malbec que resultó ser el acompañamiento perfecto. La carne estaba en su punto ideal, crujiente por fuera y rosada por dentro, mezclando los sabores de la carne sellada en la parrilla con todos sus sabrosos jugos en el interior. Supremo. Debo confesar que el único que recuerdo tan rico como éste es el que comí en Rio de Janeiro y que en su momento también comenté en este blog (http://boncho.blogspot.com/2008/10/bistr-le-vin-rio-de-janeiro.html). Curiosamente, ahora vuelvo a leer el artículo y esa vez también estaba acompañado con gratin dauphinois y también tomé malbec.

El postre fue la prueba definitiva para Baco, porque la crème brulée es la vara para medir a cualquier restaurant que se autoproclame de servir comida verdaderamente francesa. Y Baco aprobó con honores. La crème brulée estaba precisa de sabor y consistencia y agradecí mucho que evitaran servirla con algún tipo de berries encima. Tal vez el único detalle que cambiaría es que en vez de servirla en un gran plato ovalado lo hicieran en uno más pequeño y profundo, así la cantidad de cobertura de caramelo sería menor, dando más espacio en la boca al sabor principal del postre y un rol secundario a ese crujiente dulzor. Claudia prefirió una tarte tatin, también un postre de difícil preparación, pero que también resultó para mi el mejor que haya probado.

¿El precio? No es barato como para ir todos los fines de semana con toda la familia, pero tampoco lo catalogaría como un restaurant caro. Hoy, en todo caso, nosotros pagamos felices la cuenta por el festival de sabores y deliciosas texturas que pudimos disfrutar. Lamentable es que no hayamos podido probar más platos porque daban ganas de probarlo todo y creo que vamos a necesitar varias visitas más al Baco para poder disfrutar realmente de toda la variedad que ofrece la carta.

Recomendado a ojos cerrados. Baco está en Nueva de Lyon 113 y el teléfono para reservar es el 2314444.

miércoles, 10 de junio de 2009

Sistema binominal: por qué creo que debemos eliminarlo y con qué debemos reemplazarlo

Hay muchas cosas de este país que me encantan. Tenemos modernas ciudades y pueblos encantadores, tenemos hermosos paisajes a todo lo largo de nuestra geografía, tenemos gente simpática y acogedora. Se vive un ambiente de tranquilidad y un aire de "en vías de desarrollo" que augura un mejor futuro para nosotros y nuestros hijos. Y esto sólo por mencionar algunas pocas cosas, ya que son muchas más. Y por suerte las cosas que no me gustan no son tantas, pero hay una que me resulta de especial relevancia: la política.

Lamentablemente, cuando empiezo a pensar en el tema de la política y los políticos -con notables excepciones, por supuesto- me parece que viajo a un país subdesarrollado y tengo una creciente sensación de decadencia, incompetencia y mediocridad. Pero lo peor de todos es que estamos en un círculo vicioso, porque son los mismos políticos mediocres los que resguardan un sistema que los perpetúa en el poder, dando pocos espacios a gente joven y a gente con ideas innovadoras. Convengamos también que este no es un “patrimonio” de ningún sector político, sino que recorre transversalmente toda nuestra flora y fauna política.

No voy a entrar en los problemas de la educación y el estatuto docente (¡fuerza Educación 2020!), ni en los paros de los funcionarios públicos (que me parecen un abuso de ellos para con el resto de los ciudadanos), ni en las peleas irrelevantes de si hace “bien” o “mal” que Marco Enríquez-Ominami se postule a la presidencia (la competencia siempre hace bien!), todos temas que son de país, temas de grandes acuerdos. Voy a entrar en un tema que es de los políticos, un sistema que es altamente antidemocrático y que cambiarlo está en sus manos y en las de nadie más: el sistema binominal.

Creo firmemente que el sistema binominal es una de las principales causas de la mediocridad de nuestra política porque distorsiona –y casi elimina– las reglas de la competencia. No hay que ser antropólogo para saber que la competencia trajo al ser humano hasta donde estamos hoy, ni hay que ser economista para saber que los mercados se han desarrollado hasta este punto gracias a la competencia. Entonces ¿por qué tenemos un sistema que anula la competencia en la política? ¿Por qué tenemos un sistema que juega el empate y nivela hacia abajo?

El sistema binominal es nocivo para el país por varios motivos, pero el principal es que no representa realmente la voluntad de los electores. En este punto, convengamos que el derecho de votar no constituye por sí solo una democracia, sino que el poder de ese voto lo hace. En el sistema binominal no todos los votos tienen el mismo poder, por lo tanto la democracia chilena es una democracia a medias, es una democracia para los que poseen esos votos con mayor poder, es decir, las dos grandes coaliciones que todos conocemos. Así, entonces, basta tener un tercio de los votos para asegurar la mitad de los cupos parlamentarios y, como hay dos cupos, el que saque otro tercio asegura la otra mitad de los cupos. ¿Y el otro tercio? Pues bien, el otro tercio, el tercio de las minorías no tiene representación. Punto.

Retomemos el tema de las dos grandes coaliciones. Sería muy ciego pensar que en Chile hay sólo dos corrientes de ideas, por el contrario ¡hay muchas! El problema es que con este sistema tienes que tener un tercio de los votos para salir electo (en realidad es un tercio más un voto), por lo tanto tienes que asociarte con otros hasta alcanzar ese tercio. Así es como el sistema fomenta que se formen dos grandes coaliciones y el que no está dispuesto a unirse a alguna de ellas, simplemente se queda sin representación parlamentaria. Por esta razón es que para las minorías es muy atractivo pensar en unirse a una de estas coaliciones, pero para ello hay que transar, hay que transar en ideales, en proyectos y en ideas.

Como consecuencia de lo anterior, vemos que dentro de estas coaliciones hay un alto grado de homogeneidad política, porque es malo diferenciarse y es bueno estar con la corriente central para que te nominen como candidato. Esta tendencia a la homogeneidad hace que muchas ideas y muchos proyectos desaparezcan, empobreciendo el debate, empobreciendo a la política y, en definitiva, empobreciendo al país.

Ahora, dado que, por un lado, tenemos un sistema en que hay que sacar un tercio de los votos para asegurar un cupo y que es muy difícil que una lista obtenga dos tercios y por ende los dos cupos parlamentarios, y, por otro lado, tenemos un sistema que fomenta dos grandes coaliciones homogéneas internamente, tenemos un panorama aun más perverso porque entonces la competencia ya no es la otra coalición, sino que el rival es tu compañero de lista. Entonces, los políticos –los candidatos– que deberían trabajar juntos para posicionar sus proyectos deben competir entre ellos, buscando diferenciarse con atributos que no son los más adecuados y distorsionando la imagen que los electores tienen de ellos, cuando deberían estar buscando diferenciarse de la otra coalición, con planes y proyectos que son de real importancia para el país.

Como último gran punto dentro de esta crítica está la relevancia que adquieren los partidos. En este sistema, donde cada coalición lleva una lista con dos candidatos son los partidos los que deben negociar y, pero aun, designar quiénes serán los candidatos en cada circunscripción. Recordemos que dentro de cada coalición hay varios partidos y cada uno quiere su porción de candidatos. Esto, para comenzar, es totalmente excluyente de la ciudadanía, que después se puede encontrar con candidatos que le han impuesto y que, probablemente, ni siquiera sean de la zona en cuestión.

Entonces, lo que ocurre es que los partidos designan a los dos candidatos, los que, dentro de una coalición, representan básicamente lo mismo. Por lo tanto, el elector común y corriente, que no conoce muy bien a ninguno de los candidatos ni sabe mucho acerca de su desempeño anterior como parlamentario (porque seguramente son los mismos que se están reeligiendo) termina votando por el candidato que pertenece al partido con el cual cree tener mayor afinidad. Esto es feo, porque da a entender que no importa mucho la persona, sino que importa el cupo que obtiene el partido y es esto mismo lo que legitima las órdenes de partido y que, en definitiva, reduce la libertad de los parlamentarios.

Finalmente, si tenemos parlamentarios con poca libertad y que están obligados a votar según lo que les ordena su partido, el mismo partido que les concedió el cupo para ganar la elección, entonces, ¿para qué tenemos parlamento? Con un sistema que funciona así, bien podríamos eliminar el parlamento (y todos los millones de dólares que cuesta realmente mantenerlo más todos los millones de dólares que se malgastan) y dejar la responsabilidad en un concejo reducido de presidentes de partidos.

Pues bien, yo creo que los chilenos somos más inteligentes que esto y, evidentemente, creo que nos merecemos algo mejor. Para ello se me ocurren algunas ideas, aunque no creo que sean del todo novedosas, pero yo nací bajo el régimen militar, por lo tanto no conocí el sistema de elecciones proporcional que había antes y recién a los 15 años viví mi primera elección (con el sistema binominal, por cierto).

Para comenzar, es esencial que el sistema de elecciones sea proporcional, es decir, todos los votos valen lo mismo y los candidatos que obtienen mayor porcentaje de votos son electos. Este sistema se puede matizar con listas por partidos, pero manteniendo el principio esencial de la proporcionalidad. Así se da una posibilidad real para que las minorías obtengan escaños proporcionales a su tamaño en la sociedad.

Para que esto funcionara (asumiendo que no aumentamos el tamaño del parlamento) sería necesario agrandar el tamaño de las circunscripciones y reducir su cantidad, es decir, tengamos menos circunscripciones pero con más electores cada una, e idealmente todas con un número similar de electores. Alguien puede argumentar que con estas circunscripciones tan grandes se pierde la identidad regional de los parlamentarios, pero ya dijimos que en su gran mayoría los candidatos no viven realmente en las zonas por donde participan.

En cada una de estas circunscripciones participaría una gran cantidad de candidatos, unos 20 ó 30 por dar un número, en vez de los 5 ó 6 que tenemos hoy. Esto da libertad a los candidatos, porque ya no dependen de que el partido les asigne un cupo, sino que basta su deseo de participar para inscribirse. Así, entonces, los electores podríamos votar por personas en vez de votar por partidos. A su vez, los parlamentarios electos tendrían su “deuda moral” con los electores en vez de tenerla con los partidos, desvirtuando la –para mi– nefasta institución de las órdenes de partido. En esta situación, el voto adquiere real poder para los ciudadanos, porque si un parlamentario lo hizo mal en un periodo, en la próxima elección el votante tendrá muchos otros candidatos para cambiar su voto, en vez de quedar a merced de las opciones que le ofrece la coalición de turno.

La conclusión final que saco de todo esto es que si los electores tenemos un poder REAL a través del voto y tenemos un universo significativo de candidatos, sin duda que votaremos por los mejores, no como ahora que tenemos que votar por los que nos imponen. Así, los candidatos y los políticos tendrán la obligación de competir, de crear y promover ideas, de diferenciarse para captar la atención –y los votos– de la ciudadanía. Automáticamente veremos cómo se eleva y enriquece el nivel del debate, enriqueciendo a la política y, en definitiva, enriqueciendo al país.

domingo, 24 de mayo de 2009

Mujeres fuera de serie (segunda parte)

Para comenzar esta segunda parte es el turno de una muy entretenida serie llamada “Bones”, que narra las peripecias de la Dra. Temperance Brennan y de su pareja televisiva el agente Seeley Booth.

La Dra. Brennan, interpretada por Emily Deschanel, es una avezada antropóloga forense que trabaja en el Jeffersonian Institute en Washington DC y que frecuentemente es reclutada por el FBI para identificar cadáveres cuyos restos están tan descompuestos que hasta los de CSI se han dado por vencidos. Por esto se ha ganado el cariñoso apodo de “Bones”. Su compañero, el agente Booth, es un escéptico y desconfía de las ciencias y los científicos, pero es el único que puede lidiar con la tremenda inteligencia de Bones y sus intentos poco expertos de inmiscuirse a fondo en las investigaciones. Obviamente, hay una intensa atracción entre ellos, recordando algo como lo que pasaba entre los agentes Mulder y Scully (también, él, un escéptico y ella, una científica), pero de una manera bastante más evidente y colorida. Así, dan forma a una de las parejas más disparejas y divertidas de la TV.


Justamente, Bones es la representante de esta serie. La doctora es un personaje curioso, ya que es una mujer tremendamente inteligente y racional, pero casi incapaz de sentir o percibir emociones, sin embargo, al contrario de lo que uno podría pensar, se caracteriza más bien por su ingenuidad y no es esa mujer fría y calculadora que uno podría imaginar ante tal descripción. Bones deja ver todo lo apasionada que puede ser cuando está dispuesta a sacrificar su propia libertad por salvar la de su padre, quien debe ir a la cárcel por homicidio y que es arrestado precisamente por su compañero, Booth.

Bones es uno de los personajes más simpáticos que he visto y, probablemente, es también la mujer más linda de las series de TV.


Y ya que mencionamos “CSI” a propósito de la Dra. Brennan, podemos continuar con las mujeres fuera de serie nombrando a la que proviene de esta serie, pero en su versión original Las Vegas. Tal vez pueda considerarse como una outsider, ya que sin conocer exactamente su edad, debe llevarles varios años a sus compañeras. Se trata de Marg Helgenberger, que interpreta a la agente Catherine Willows.

Catherine es una de esas mujeres que arrastran el peso de una larga y acontecida historia de vida, que a muchas las habría hundido en un círculo vicioso sin escapatoria, pero que a ella le ha servido para convertirse en una mujer experimentada y de fuerte carácter. Fue criada por su madre soltera, que trabajaba como mesera y bailarina de cabaret, un poco anticipando lo que sería su propia vida más adelante, ya que la misma Catherine abandonó su hogar y terminó trabajando como stripper, pasando también por un periodo de adicción a la cocaína. Toda su mala vida terminó cuando decidió entrar a la Universidad de Las Vegas.


Catherine también tiene una hija, ahora adolescente, de un tormentoso matrimonio con un tipo que, además, fue asesinado estando ya divorciados. Obviamente, la relación con su hija es no es fácil, pero menos aun después de la muerte de su padre. El padre de Catherine también es un personaje singular, ya que de niña lo conoció solamente como a un amigo de la familia, para descubrir recién de adulta que este señor que es dueño de casino, millonario y prácticamente mafioso, es su padre. El también sería asesinado más adelante y moriría en los brazos de la misma Catherine.

Gracias a su historia y a su trabajo, Catherine reúne atributos que la hacen ser única en su tipo. Es una mujer madura, con una personalidad relativamente oscura e impenetrable, atribuible a su difícil pasado y a su actual trabajo, pero tiene un look glamoroso y mantiene esa cosa sexy que debe haber cultivado muy bien como stripper. Inexplicable resulta a estas alturas cómo el gran Gil Grissom se enamoró de la “perna” agente Sarah Sidle en vez de fijarse en la guapísima Catherine Willows.